Tierra Blanca

Este municipio fue un rancho del municipio de Tlalixcoyan a finales del siglo XIX, muy importante a partir de 1901 tras la construcción del ferrocarril de Tierra Blanca a Veracruz. Fue en 1915 cuando se crea el municipio de Tierra Blanca.

Se encuentra en la zona centro del estado, dentro de la región de las llanuras del Sotavento y tienen una extensión territorial de 1,516.75 km2, lo que representa el 2.19 por ciento del total del estado.

Cuenta con los ríos Estanzuela, Moreno y Hondo, tributarios del río Papaloapan, así como con las lagunas María Lizamba, Piedras y San Marcos.

Tienen un clima cálido-regular, con una temperatura promedio de 26 grados Celsius una precipitación pluvial media anual es de 1,356.5 mm.

Sobre su flora, es de tipo selva baja caducifolia, mientras que hay una gran variedad de animales silvestres como son conejos, armadillos, liebres, reptiles, aves e insectos.

El recurso natura de este municipio es la ganadería, los ríos, la pesca, pastos, cultivo y petróleo.

Cuenta con cuatro zonas arqueológicas descubiertas aunque se sabe que puede haber más de 30, según el INAH.

Hay una fuente, seis estatuas y 3 monumentos, estos últimos, las caritas sonrientes en la entrada, una escultura prehispánica en el zócalo y una locomotora de vapor que se encuentra junto a la estación del Ferrocarril.

Tiene un museo comunitario y el edificio del Ayuntamiento funge como galería con una sala de exposiciones ocasionales.

Realizan varias festividades en el año, como el Carnaval, a finales de abril y principios de mayo. Del 1 a 2 de diciembre celebran a la Virgen de Guadalupe; de 11 a 19 de diciembre realizan la Feria Regional Ganadera; la organiza la Asociación Ganadera Local, la más grande del país con mil integrantes.

En noviembre, el 1 y 2 realizan el tradiciona festejo de Todos Santos.

Su tradición musical es de reconocerse ya que predomina el son jarocho que se le dice “del centro” o “son moderno”, ya que es rápido y rítmico, a diferencia del son de sur que es variado y lento.

Se usa el arpa, y de hecho, los mejores arpistas de son jarocho son de este municipio, por mencionar algunos, Rubén Vázquez de Tlenhuicani, Ricardo Vázquez «El Pirulí», entre otros.

Pese a no contar con artesanías propias de la región, destaca el trabajo de cuero, la elaboración de dulces y la ebanistería.

En su gastronomía figuran platillos como la barbacoa de res y borrego, así como los tamales de elote, cabecitas de perro, el manjar y el queso.

Como punto turístico esta la Nopiloa, una zona arqueológica, la de mayor importancia en el municipio.

También sus lagunas, entre las que sobresalen la Laguna María Lizamba, que además de su belleza cuenta con restaurantes donde se comen exquisitos mariscos y productos de la pesca local.

Este municipio cuenta con estupendas características para el desarrollo del ecoturismo, ya que posee un balneario natural de aguas azufradas y termales, zona arqueológica, colinas con grutas y zonas arboladas donde se puede cabalgar, esto es en el Ejido Lázaro Cárdenas.

Deja una respuesta