Naranjos Amatlán

Su nombre proviene de las voces de náhuatl amate y tlán que significa “lugar de higueras o amates”. En un inició llevaba el nombre de Amatlán-Tuxpan, ya que pertenecía al cantón de Tuxpan, pero en 1938 cambió de nombre al de Amatlatépetl lo que incluyó también el cambio de nombre del pueblo que era cabecera.

Luego de otro cambio de nombre, nuevamente por el que llevaba en un inicio, en 1996 es nombra Naranjos Amatlán.

Se encuentra en el norte del estado, en la Huasteca Alta y su cabecera municipal es la ciudad de Naranjos. Su clima es tropical, con una temperatura promedio anual de 23.5 grados Celsius.

Este municipio cuenta con yacimientos de petróleo.

Su ecosistema es el de selva mediana perennifolia con chicozapote, pucté; se realizan  explotaciones de caoba y chicle: sobre su fauna encontramos familias de tlacuache, conejo, liebre, ardilla y coyote.

Su parroquia, puente colgante y parque «Constitución» y «La Arboleda» son considerados sus monumentos históricos. De igual manera, su Museo de la Huasteca exhibe piezas arqueológicas de la región.

Sus festividades son el 11 de febrero, donde celebran a la Virgen de Lourdes con procesión, y el 18 de marzo, que festeja San José de la Montaña, con danzas autóctonas de la región.

Cada año, en el mes de noviembre realizan la «Fiesta Anual del Huapango. Encuentro de las Huastecas», esto debido al Patronato Pro Huapango.

En este municipio se elaboran las famosas flores de maíz, adornando canastas para fiestas y decoración de hogar. También se realizan muñecas rusticas, lazos, coronas y ramos de novias y quinceañeras.

Sobre su gastronomía elaboran el famoso zacahuil, adobo y bocoles.

 

Deja una respuesta