Chocamán

Su nombre significa “Lugar de llanto”, o “donde cogen lágrimas”, se deriva del náhuatl Choka-man.

Su nombre proviene de una leyenda, que habla de Man, un personaje que al ver a su pueblo en llamas, durante la conquista mexica, se fue a llorar a un cerro, mientras sus súbditos le decían amo choca man, “ya no llores, Man”.

En 1831 era una municipalidad que limitaba con Coscomatepec, Tomatlán, San Andrés Chalchicomula, Córdoba y Atzácan. En 1958 se eleva a la categoría de villa.

Se localiza en la zona central del estado, a 146 kilómetros de la capital Xalapa, siendo su suelo bastante quebrado, recorrido por las pintorescas y profundas barrancas de Metlac y Chocamán.

Su extensión territorial es de 44.44 km, lo que representa un 0.06 por ciento del total del estado.

Recibe aguas de numerosos arroyos tributarios del Metlac o Atoyac. Su clima es templado-húmedo-regular, con una temperatura promedio de 19 grados Celsius, y una precipitación pluvial media anual de 1844.4 milímetros.

Su vegetación es del tipo bosque frío de pinaceas y bosque templado caducifolio con especies como el ocozote, encino, fresno y álamo.

En cuanto a su fauna, se pueden encontrar poblaciones de zorros, tlacuaches, ardillas, conejos y reptiles.

Es un municipio con bastante riqueza natural, por mencionar algunos: minerales como la arena y arcilla; su vegetación de bosque caducifolio y bosque de pino. Hay una gran cantidad de mamíferos y aves, anteriormente se encontraba el quetzal, faisán y una especie de pavorreal.

Tiene abundantes corrientes fluviales que son afluentes de los ríos Jamapa, Atoyac y Blanco, así como una gran cantidad de manantiales que abastecen de agua a Córdoba y otras comunidades.

Cuenta también con unas ruinas arqueológicas, las de Chocamán Viejo, en el que se dice habitó el Calpixque o recaudador de impuestos y en donde se aprecian «Ruinas» o «Vestigios» de edificaciones y figuras de piedra.

Tienen diversas festividades tradiciones durante el año, una de ellas es el día de la Santa Cruz, que se celebra los días 2 y 3 de mayo. Ahí se acostumbra a subir a las cimas de los cerros Tlalchinoltepetl y Xonotepetl en donde existe en cada uno una cruz de madera gigante en donde se celebra misa por el párroco del pueblo.

El 4 de octubre se celebra la feria del pueblo y se festeja a San Francisco de Asís donde se realizan peregrinaciones, confirmaciones y comuniones masivas; el ayuntamiento organiza la feria con eventos públicos como exposiciones, encuentros de danzas regionales, deportivos, bailes, juegos mecánicos y juegos pirotécnicos.

El 1 y 2 de noviembre festeja a Todos los Santos y el 11 y 12 de diciembre se celebra a la Virgen de Guadalupe.

En estas celebraciones su música tradicional sale a relucir. Es típica la música con banda de viento, encontrándose bandas de música en Calaquico, Tetla y la cabecera municipal.

El papel picado es una de sus artesanías más reconocidas; se usan para los altares de Todos Santos y para la celebración de la Virgen de Guadalupe.

Entre sus platillos típicos se encuentran el mole de olla, los tamales y el tesmole.

Deja una respuesta