Acultzingo

Su nombre proviene de las voces nahuas Al, “agua”; Coliola, “vuelta”; Izín, “diminuto”; y co, que significa “en donde da vuelta el agua”, o de Acoltzin, rey que sucedió a Nauhyotzin en el reino de Colhuacán y que murió en la guerra contra los tepanecas, así como de Netzahualcóyotl y Ko “en donde está o se hace reverencia a Acoltzín”.

Se ubica en la zona centro montañosa del estado, en la Sierra Madre Oriental, donde se forman las cumbres de Acultzingo, a 220 km de la capital Xalapa.

Este fue un poblado de los totonacas. Se hizo su municipalidad al consumarse la independencia como San Juan Bautista Acultzingo.

Su extensión territorial es de 167.89 km, lo que representa un 0.23 por ciento del total del estado. Se encuentra regado por arroyos tributarios del río Blanco. Su clima es templado-húmedo-extremoso con una temperatura promedio de 16.5 grados Centígrados.

Su vegetación es de bosque de pináceas como pino colorado, ayacahuite, encino, oyamel, cedro y fresno. Se pueden encontrar poblaciones de animales como conejos, mapaches, zorrillos, tejones, tuzas, aves y reptiles.

Su riqueza natural es su vegetación, donde sobresalen sus maderas como el pino y encino.

Cuenta con dos monumentos históricos representativos: una iglesia que data del siglo XVI, en la cual se inscribió una fecha todavía con caracteres jeroglíficos indígenas, y una hacienda llamada la «Hacienda de Tecamalucan».

Tienen una fiesta tradicional que se lleva a cabo el último domingo de julio en honor a la imagen del Señor de la Expiración. Se realizan procesiones y danzas típicas de la región. Se acostumbra a escuchar música de banda.

En este municipio se realizan artesanías como la alfarería, mangas y cobijas de lana y estambres, elaborados con los tradicionales telares de cintura.

Deja una respuesta